jueves, 15 de julio de 2010

La casa de las Diez Ventanas

XVI

Llegaron a la casa de los abuelos de Crist y aparcó en la puerta. Llamaron y abrió la abuela.
- Menos mal que habéis llegado, estaba preocupada.- Dijo la anciana cuando les abrió.
- ¿Y Crist?
- En el dormitorio.- contesto la anciana.- Os aconsejo que os pongáis la armadura, no se que le ha pasado pero esta de un humor de perros.
- Subiré yo sola.- decidió Aurora.- Espera aquí, a ver lo que averiguo.
Mientras Aurora se encamino escaleras arriba Leonardo se quedo abajo con la abuela de Crist. La anciana lo miro interrogante.
- ¿Qué ha pasado después de que nosotros nos fuéramos?
- Ha sido todo confuso, yo..
- Siéntate y relájate.. hablemos.
El hizo lo que la anciana le indicaba.
- Yo me fui, por lo que me ha explicado Aurora Crist se marcho al poco rato, ellos se dividieron para buscarnos. Por una parte Ismael y Alejandra y por otra parte Rodrigo y Aurora.- Respiro hondo.- Rodrigo y Aurora me encontraron a mi, yo me vine con Aurora en la moto y viendo que Rodrigo tardaba fui a ver que pasaba.. le han dado una paliza…
- Entonces Crist llego a la casa y Aurora cogió el coche para auxiliaros… ¿Cómo esta tu amigo?
- Pues… - su cara se entristeció.- Él dice que no esta mal, pero yo…
- Entiendo.. ¿Sabes si ha alguien mas le ha pasado algo?
- Mi hermana, se clavo unos cristales y esta también en el hospital, le han tenido que meter sangre..
La cara de la abuela de Crist se ensombreció..
- ¿Le han tenido que meter sangre?
- Si, perdió mucha, por lo visto un cristal le dio en la vena de la muñeca y…
- Tienes que localizar a Ismael, puede ser que este también en algún aprieto.
- Supongo que Crist sabrá donde esta.

Aurora entró al dormitorio y encontró a Crist con los cascos puestos y tumbada en la cama. Su expresión era una mezcla de enfado y un deje de tristeza a la vez. Aurora se acerco y llamo a su amiga, esta no la oyó pues mantenía los ojos cerrados. Entonces fue cuando se acerco hasta ella y le quito los cascos de un tirón.
- Crist, ¿Qué ha pa…
- ¡Has vuelto! .- le cortó.- ¿Te lo has pasado bien con el coche de mis abuelos que te has llevado sin pedir permiso?
- Ha sido una urgencia..
- ¿Urgencia?... ¿Quién se ha muerto?
- Por fortuna nadie, pero a Rodrigo le han dado una paliza y lo hemos tenido que llevar al hospital.
- ¿Hemos?... ¿Tu y quién mas?
- Leonardo ha venido conmigo.
- ¿QUE ESE MALDITO SE HA METIDO EN EL COCHE DE MI ABUELA? … ¿TE HAS LLEVADO EL COCHE DE…
Aurora se quedo parada, fría, pero reacciono y corto a su amiga.
- No se ha metido en el coche, él ha ido en la moto y yo detrás.- Dijo Aurora intentando no alterarse.
- Valla, que detalle…- Dijo irónica.- Que lastima lo de la paliza.. lo que me extraña es que a ti no te haya pasado nada aún.
Aurora no daba crédito a sus oídos
- Crist.. ¿Tu te estas escuchando?
- ¡Claro que si!... A esos asesinos jamás los teníamos que haber conocido.
Aurora cayo un ratito y reflexiono, estaba segura que..
- Oye, ¿Tu has tenido una conversación de esto con Alejandra?
- La maldita esa… si… se me termino la gasolina y me encontraron, se quiso hacer la coleguita conmigo pero la puse en su lugar..- hizo una pequeña pausa.- Luego llego mi “ex” calentándome el tarro que me había pasado tres pueblos con esa chusma…
- ¿Tu “ex”?
- Lo deje tirado en la carretera y …
- ¿En que carretera?
- En la carretera antigua que sale del pueblo y ya no la transita na…
Aurora salió del dormitorio dejando a Crist con la palabra en la boca, tenían que buscarlo sin perder mas tiempo. Bajo las escaleras como una exhalación y entró al salón donde charlaban Leonardo y la abuela de Crist.
- Lo dejó colgado en la carretera antigua que sale del pueblo.- Dijo al entrar.
Los dos la miraron y la abuela de Crist fue la primera en reaccionar.
- Tenéis que ir a buscarlo sin tardar… coged el coche.
Crist entró detrás de Aurora al salón y su reacción no se hizo esperar.
- ¡¡¡¿¿QUE HACE AQUÍ ESTE MALDITO??!!!.- Estaba como enloquecida, fuera de si.- ¡VETE DE AQUÍ!.- Dijo arrebatando las llaves que le ofrecía la abuela a Aurora.- Y NI SOÑEIS NINGUNO DE LOS DOS COGED DE NUEVO EL COCHE.
Los dos se quedaron petrificados más la anciana fue la que actuó esta vez con serenidad y severidad a la vez.
- Crist.- Empezó tranquila.- Ismael puede estar en un grave peligro lo mismo que han estado Rodrigo y Alejandra.
- Todos estamos en una precaria situación de riesgo parece ser.- Volvía a ser irónica.- Justamente cuando los malditos han entrado en nuestras vidas… pues todo se solucionara si salen de ellas…- Miró directamente a la anciana.- Abuela, dile que se vaya.. que se quede con su historia y con su maldición.- Su voz cambió a ser dura y fría.- No quiero volver a verlos, ni a ellos, ni a sus amiguitos…
Hubo unos interminables segundos en el que el silencio se hizo espeso.
- No digas mas tonterías.- Rompió la abuela.- Ellos no tienen ninguna maldición. Estas ciega por la ira y la confusión. Ellos han nacido tan inocentes como tu, en cambió han crecido con una carga que les supera y que ha llegado el momento de quitar. Se que has averiguado nuestro destino y no te voy a mentir sobre él, a todos nos llega el momento de emprender ese viaje. Tu abuelo y yo aceptamos esa condición hace años por algo que no podemos contarte.. Algo que solo podrá hacerlo la abuela de ellos. Para tal fin tenéis que estar todos juntos, unidos, pues solo así podréis afrontar vuestro destino. Si él es capaz de separados, si vence, jamás podremos descansar ninguno en paz.- le arrebato las llaves a su nieta.- Ahora coged el coche los tres e ir a buscar a Ismael.
Crist le temblaba todo el cuerpo y casi no podía dar un paso. Aurora fue en su busca y la abrazo con fuerza mientras la anciana salía del cuarto.

Recorrieron hasta el punto donde había dejado a Ismael y no vieron a nadie, así que decidieron ir al hotel. Aurora bajo del coche y entró en recepción mientras que Leonardo y una derrumbada y muda Crist se quedaron en el coche. Desde que entrara a este se montó en el lado del copiloto y solo había indicado con un leve y forzado movimiento el sitio aproximado donde lo había dejado. Leonardo sabía que para algunos momentos era mejor el silencio, y así lo dejo pasar. Al rato volvió Aurora al coche.
- Me han dicho en recepción que esta en su dormitorio pero no contesta.
Crist no dijo nada pero tembló como una hoja.
- Aurora si eres tan amable de llevarme a la parte de atrás del hotel. Entraré por la puerta de servicio y subiré a ver que pasa, os esperáis un poco y os mandaré aviso con lo que sea.
Aurora no contesto y arranco el coche. Indicada por Leonardo llegaron a una pequeña puerta auxiliar que había por detrás.
- Esperados aquí, no tardare.

Leonardo abrió la puerta del cuarto con la llave maestra, entró y vio un par de latas de cerveza esparcidas por el suelo y a un durmiente Ismael en la cama. Lo zarandeo algo preocupado pero este despertó sin dificultad.
- Ismael, nos tienes asustados.. ¿Qué pasa que no contestas?
- Estoy hecho polvo.- Contesto con la voz algo pastosa.- Además me siento débil..
- No me extraña después de la caminata que te has metido.
- Es que la graciosilla de mi “ex-pareja” me ha dejado tirado en la carretera cuando veníamos encima de hacerle un favor porqué se había quedado sin combustible.
- ¿Te refieres a Crist?
- Si, a ella, como no… que por cierto, si supieras lo que ha dicho de ti y de tu hermana..
- ¿Por eso es tu “ex”?
- Evidentemente, menudas patrañas se le ha metido entre ceja y ceja a la chica.
- Esta abajo en el coche con Aurora.
- Pues por mi se puede quedar en el coche.
- Mira, las cosas que ha dicho sobre nosotros no la he tomado en cuenta, han sido dichas fuera de tono y en un momento de pura ofuscación.. tu deberías de hacer lo mismo.
- ¿Y el dejarme colgado en mitad de la carretera?
- Debes de reconocer que en ese momento la estabas contradiciendo en algo que sentía ella plenamente como verdad.
- ¿La estas defendiendo?.- Se intento levantar pero al hacerlo las piernas le fallaron y cayo de nuevo en la cama.- Tu hermana se marcho súper mal y….
- Ismael… a pesar de todo debes de pensar con claridad.- Suspiro.- Las riñas en las parejas son normales, no te rindas por una.. además, Crist te va a necesitar a su lado para pasar momentos realmente malos, y tu la vas a necesitar a tu lado dentro de un rato, te lo puedo asegurar.
Las palabras de su amigo lo dejaron un poco pillado.
- ¿Qué ha pasado?
- Te lo contare si estas dispuesto a verla y hablar con ella.
- Bueno… vale.- dudo.- Pero por tu tono de voz se que algo no va bien.
Leonardo no contesto a esto y llamo a recepción.

Aurora vio como se acercaba una chica joven al coche directamente, bajo la ventanilla y esta le dio el recado de que subieran a la habitación 743. La chica se alejo y cuando esta iba a salir del coche su amiga estaba petrificada en el asiento.
- Vamos Crist.
- No… no puedo…- dijo casi sin voz.
- Tenemos que subir.
- Ve tu, yo me quedaré en el coche.
- ¿Y dejarte sola?... va a ser que no.
- Cuando estábamos recorriendo la carretera rezaba por que no lo encontráramos… le dije cosas terribles… no creo que quiera verme.
- Estaré contigo y Leonardo también.. además estoy segura que él habrá hablado con él.
- Me prometes que estarás conmigo.
- El tiempo necesario.
Crist salió del coche con su amiga y esta le tuvo que dar la mano para infundarle algo de energía.
Llamaron al timbre y fue Leonardo quien abrió. Entraron y Crist no se atrevía a mirar a Ismael, este esperaba en la cama. Leonardo cogió a Crist de la mano y la acerco con suavidad hasta él. Luego le hizo un gesto a Aurora y se salieron a la terraza sentándose en una sillas que había allí dispuestas con una mesa. La brisa marina llegaba hasta allí y el mar y la playa se podían ver de fondo, Aurora se dio cuenta que Leonardo se perdió en el movimiento de las olas.

- Lo siento.- Pudo decir Crist casi sin aliento.
- ¿Es lo único que tienes que decirme?
Ella no contesto, no le salía nada mas del cuerpo pues apenas se podía encontrar su alma. Toda la armonía que reinaba hasta hacía unas horas en su cuerpo se había desperezado por un tumulto de fuertes emociones y cambios de humor, de noticias inesperadas y sobre todo un recio velo de oscuridad que conducía a una inminente muerte. Tembló de nuevo ante la severa mirada de Ismael, él tampoco la perdonaría, lo comprendió y supo que tenía todo el derecho del mundo de no hacerlo pues en caso contrarió ella quizás ni lo hubiera recibido para escucharle. No pudo mas, miles de lágrimas acudieron de nuevo a ella, sus piernas fueron incapaces de sostenerla ni un segundo mas, todo le dio vueltas y antes de tocar el suelo unos fuertes brazos la sujetaron y un calido regazo acogió su llanto.

- Por fin llora.- comentó Aurora oyendo los sollozos de su amiga.
- Hoy ha sido un mal día para ella.
- Creo que ha sido un mal día para todos.
- Nosotros hemos salido ilesos… por ahora.
- Las heridas superficiales, los huesos rotos… esos se curan.. mas las heridas del corazón, de los desengaños, de las mentiras.. esas pueden durar mucho tiempo, quizás siempre.- Hizo una pausa antes de continuar.- Aunque tu físicamente estés hoy ileso interiormente se que no es así.
- Es duro pensar que las personas en las que mas confías te engañen en algo tan importante como tu propia familia.- Miró al mar un rato antes de continuar.- Tengo la clara sensación de que mi abuela esta viva… No se como afrontar este tema con mi padre.
- Con sinceridad. Estoy segura de que hay una buena y potente razón por la cual él te ha ocultado algo así.
Leonardo la miro con ternura.
- Realmente Luna tiene razón, eres la luz en la oscuridad.



4 comentarios:

noeli dijo...

uff menos mal que crist se puse bien!! toy deseando saber la hiistoria que tiene que contar la abuela de Leonardo jeje, toy intrigadisima, graciasssssss mi ana artista infinita, un beso muuy grande

Ana dijo...

Pues nada, vamos a ver como localizamos a esa escurridiza mujer que se esconde por alguna razón desconocida... pero para eso tendras que esperas a la proxima semana, ando algo resfriada y eso hace que la mente la tenga algo ofuscada.
Besos Bella Noeli!

Ricardo Baticón dijo...

Qué bueno, Ana, leer tu gran relato de la Casade las Diez Ventanas con ritmo de fondo con la música que pones de videos musicales.

Mi enhorabuena porque está muy entretendido.

Un saludo!

Ana dijo...

Pues ya ves Ricardo, y de vez en cuando pondre música relacionada con lo que se lee.
Besos!